Mandarin Centers Spain Atención al cliente: +34 910059768

logo-c-h@4x

El chino mandarín ha llegado para quedarse

Desde el gigante asiático, una vez más, ponen en el punto de mira a Europa, en concreto a España. La industria del turismo, en los últimos años se ha visto favorecida gracias a la gran afluencia de visitantes de China interesados en hacer negocios o en busca de nuevas oportunidades de inversión. Muchos de ellos ya se han instalado en nuestro país a modo de representación de la empresa inversora, pudiendo ofrecer así un mejor servicio a sus clientes sin necesidad de traslados frecuentes.

En cuanto a los viajes de placer, también hacen reflejar en nuestra economía una nueva fuente de ingresos. La tendencia china a la hora de elegir el viaje de vacaciones hacia países europeos, ha ido cambiando de unos turistas de clase alta a los actuales, más tendentes a una clase media y de viajes organizados a viajes individuales.

Este aumento en la afluencia de visitantes chinos ha favorecido la creación de nuevas carreras universitarias destinadas únicamente al estudio de la lengua y la cultura asiática, de la que se obtendrán profesionales especializados no solo en el idioma chino, sino también en su tan rica cultura.

Las empresas hoteleras por su parte, comienzan a adaptarse a este turismo y, algunos, como los Hoteles Silken, han incorporado a sus establecimientos medidas para recibir con éxito a los visitantes asiáticos que, junto con la formación del personal, les ha permitido obtener el importante reconocimiento Chinese friendly. Es necesario que se conozca a grandes rasgos su cultura, las expectativas que tienen los visitantes y el protocolo a seguir para fidelizar al tan importante sector potencial de clientes.

Debido a este cambio en cuanto a los extranjeros que viajan a nuestro país, las empresas dedicadas a la formación no han dudado en sacar partido de ello, creando academias de chino mandarín en las que se imparte el idioma a personas interesadas de cualquier edad. Muchas de ellas, se crean a partir de importantes franquicias que ya existen.

Es frecuente encontrar a profesores nativos que han venido a nuestro país a aprender español y que se ven beneficiados de la situación actual pudiendo acceder al mercado laboral. Los empresarios dedicados a la formación apuestan por ellos puesto que, a ojos del destinatario, que la persona que enseña el idioma sea nativa, supone un valor añadido. Aportará sus conocimientos y experiencias al alumno que se encontrará totalmente integrado no solo en el idioma, sino también en su cultura.

Son muchas las empresas privadas y particulares los que ya han decidido adentrarse en esta cultura para adaptarse a los tiempo actuales, donde el chino mandarín ha llegado para quedarse.